sábado, 3 de abril de 2010

Resumen de Falderbash

Resumen de la partida: Mientras estabais de paso por la aldea de Buen Reposo, un semielfo llamado Perrin os hizo una oferta de trabajo. El trato era: primero, acompañarle hasta la Isla de Goss para recoger allí un objeto mágico; y segundo: acompañarle hasta la montaña de Falderbash para entregar este objeto mágico a unos enanos. Vuestro trabajo consistiría en protegerle de los peligros del camino, ya que había riesgos (principalmente, el Caos). El pago seria: 50% de lo que pagaran los enanos para él, 25% para vosotros y 25% para otro grupo que también había contratado como protección adicional. Ese segundo grupo estaba formado por los humanos Talbert y Jab Zakheart, el centauro Orlik, y el trollkin Bosh. Talbert es el líder de este grupo. De camino hacia la Isla os encontrasteis a un grupo de elfos y se os unió una elfa, Enredadera, que deseaba acompañaros para ponerse a prueba a ella misma. Perrin aceptó a regañadientes. Los elfos y los enanos no se llevan bien; y cuando Enredadera se enteró (relativamente hace poco) de que el viaje tenía como objetivo negociar con unos enanos... quedó preocupada. El día del encuentro con los enanos, éstos aparecieron mucho más tarde de lo convenido, y en un estado un poco extraño (más tarde llegasteis a la conclusión de que parecían resacosos o incluso ebrios). Tras los saludos iniciales entre Perrin y el líder de los enanos (Kortek Trovargenta), Perrin desveló el objeto mágico que pretendía vender a los enanos: la famosa Hacha Mataenanos. Sin embargo, la cosa empezó a torcerse cuando un claramente borracho Kortek primero cuestionó las compañías de Perrin (refiriéndose a la elfa y el trollkin) y finalmente exigió que estos dos acompañantes le fueran entregados como esclavos junto al Hacha. Pero Talbert, jefe y amigo del trollkin, no pudo soportar más los ruines y despectivos comentarios del enano y le pateó la boca... Esto hizo que se iniciara una lucha entre los enanos y el grupo de Talbert. Perrin interpreta ésto como un motín e intenta parar a Talbert, exigiéndoos que os pusiérais de su lado (y el de los enanos) para neutralizar a Talbert y su grupo (al fin y al cabo os había contratado para protegerle a él). Víctor consiguió atravesar la mano en la que Kortek ya empuñaba el Hacha. Ésta cayó al suelo. Y Agus, de un salto, se hizo con ella! Todo el mundo se ha quedado paralizado, a la orden de Agus... Y ahora... ¿qué ocurrirá?

2 comentarios:

Cronista dijo...

Mi primera partida de rol... Todavía recuerdo el cruce del río en la balsa, con los broos aguardando en la otra orilla. A día de hoy sería considerada como una aventura sencilla y muy encarrilada, pero en su momento me pareció gloriosa.

Runeblogger of the Runeblog dijo...

Yo tengo un buen recuerdo de esta aventura. Parecía una tontería, pero el dilema final me pareció muy interesante en su momento.